Pablo Reinoso quizo darle vida a las bancas o sillas que probablemente era lo único  muerto  en los parques.

 

Anuncios